close
Consejos

5 tácticas infalibles para gestionar el talento digital en una pyme

gestionar-talento-digital

La gestión del talento digital tiene muchas facetas. Una de ellas es la retención del talento. Los profesionales digitales son escasos y hay mucha demanda. Luego, su precio es elevado. Pero hoy en día no sólo se compite por precio, y menos para retener al buen talento digital. Esto es una gran noticia para las pymes, quienes pueden competir con las grandes multinacionales por el mejor talento digital… si saben cómo.

Gestión del talento digital: ¿qué retiene a los profesionales digitales?

La gestión del talento digital es uno de los mayores retos de cualquier empresa. Más aún si tu empresa es una pymes, porque no puedes jugar tanto con la variable sueldo como las grandes corporaciones cuando estás negociando con un candidato.

Pero por suerte, los profesionales digitales no sólo valoran la retribución económica cuando buscan un nuevo empleo. Este factor, que para generaciones anteriores era clave a la hora de decantarse por una u otra oferta laboral, no lo es más para muchos jóvenes profesionales, sean millennials o no.

El talento digital valora mucho más los valores de la empresa, si tiene un propósito social más allá de la pura generación de beneficios, la cultura corporativa, la flexibilidad en cuanto a horarios y vacaciones, y el estilo de liderazgo.

Esta última característica es fundamental para los profesionales digitales a la hora de escoger un nuevo lugar para trabajar. Tienen en cuenta quiénes son los jefes y cómo lideran a sus equipos. Las generaciones más jóvenes buscan mentes brillantes, más que jefes quieren líderes inspiradores, que les motiven y de quienes puedan aprender.  

No es tarea fácil mantener a los profesionales digitales inspirados y motivados, pero estas 5 tácticas te ayudarán a conseguirlo.

5 tácticas para liderar a los profesionales digitales

1. Motiva

La motivación es fundamental para retener al talento digital. Lograr mantenerlos motivados y que tengan ganas de abordar cada día su trabajo y hacerlo cada día mejor no es fácil, pero es imprescindible para que no pierdan el interés, no sólo por su puesto de trabajo sino en la propia empresa.

Para conseguirlo tienes que creer en ellos y hacer que lo sientan, y que se crean capaces no sólo de hacer lo que ya hacen, sino de lograr todo lo que se propongan. También es importante que les felicites siempre por el trabajo bien hecho, y lo reconozcas incluso delante de otros compañeros de trabajo.

2. Mantén la cercanía

Los jefes que mantenían las distancias con sus equipos forman parte de la vieja escuela. Hoy en día no es una buena práctica crear esas vallas emocionales que marcan demasiado las jerarquías. Esto genera un clima de desconfianza que no es bueno en ninguna empresa.

Sal a comer con tu equipo, tómate un café con ellos de vez en cuando, incluso apúntate a las tardes de cañas son todo buenas prácticas para mantenerte cercano y accesible a ellos, que sientan que todos formáis parte del mismo equipo y remáis en la misma dirección.

3. Establece objetivos claros

Cualquier profesional debe de tener muy claro desde el principio cuáles son sus objetivos, cómo debe medirlos, qué KPIs va a tener que reportar y cómo se le va a evaluar por su trabajo. Y también debe de tener claro a quién debe reportar y a quién debe dar explicaciones por lo que haga o deje de hacer.

Los objetivos deben de ser siempre SMART: specific (específicos), measurable (medibles), attainable (alcanzables), relevant (relevantes) y time-related (con una asignación de tiempo determinada).

Aunque parezca obvio, muchas veces nos olvidamos de definir bien los objetivos para cada empleado y de comentarlos con él o ella, para ver si son realistas o si estamos pidiendo algo imposible de cumplir.

4. Delega

Delegar es un arte. Todo el mundo lo tiene, y se perfecciona con la práctica. Delegar no sólo es bueno para tí, para liberarte de carga de trabajo, sino para tu equipo, porque es una manera muy tangible de demostrarles que confías en ellos.

En el momento en el que decidas delegar, acepta que quizás cometerán algún error al principio. Ten en cuenta que es lo normal, y ayúdales a entender por qué se han equivocado y a sacar conclusiones para que no ocurra otra vez.

Por otro lado, cuando delegas también debes aceptar que, probablemente, no harán las cosas como las harías tu. Recuerda que lo importante es la consecución de objetivos, Así que en ningún caso caigas en hacer micromanagement y supervisar cada paso que dan, porque es una de las cosas que más puede molestar a un profesional digital.

5. Cumple tus promesas

No defraudes nunca a tu equipo. La mejor manera de lograrlo es hacer sólo las promesas que sabes con certeza que vas a poder cumplir. Y no cumplir un acuerdo defrauda, ya se trate de un millennial o un profesional de cualquier otra generación.

Además, no cumplir una promesa mina tu credibilidad, desmotiva y deja una sensación de traición que difícilmente se puede revertir. Y no sólo se trata de promesas relevantes relacionadas con el desarrollo profesional de un empleado o con aumentos de sueldo. Incluso si se trata de un tema menor, no dejes nunca de cumplir lo prometido.

Estamos seguros de que estos cinco consejos te servirán para retener al mejor talento digital en tu pyme. Si por otra parte aún no dispones de un software que te permita gestionar los contratos de trabajo, las nóminas y todo el papeleo relacionado con tu departamento de recursos humanos, prueba esta aplicación de Holded para RRHH. Es gratuita.

Tags : emprenderempresaempresasgestión del talentonegociospymesrecursos humanostalento digital