close
ConsejosFinanzas

6 consejos para superar la falta de liquidez en la empresa

falta-liquidez-empresa

Muchas pymes sufren problemas de liquidez constantemente. Normalmente, cuando un empresario se enfrenta a esta situación suele tratar de afrontar el problema “tapando agujeros”. Es decir, pidiendo más dinero prestado a las entidades financieras. Y lo más frecuente es que los bancos nos nieguen el crédito. Después de todo, si no tienes dinero, ¿cómo piensas devolverlo? A pesar de lo negativo de esta situación, no todo está perdido. El empresario tiene en sus manos la posibilidad de superar la falta de liquidez en la empresa. Solo tiene que anticiparse y encauzar su situación financiera antes de que sea demasiado tarde.

Consejos para superar la falta de liquidez en la empresa

1. Montar la empresa con más del capital mínimo

Lo cierto es que crear una empresa no requiere de un capital muy elevado. Para montar una sociedad limitada, el tipo de sociedad mercantil más frecuente entre las pymes, se necesita un capital mínimo de 3000 euros.

Sin embargo, el primer consejo que puedes aplicar si quieres prevenir la falta de liquidez en tu empresa es aumentar el capital inicial para no ahogarte con los gastos del comienzo. Lógicamente cada empresa tiene sus propias necesidades, gastos y diferentes previsiones de ingresos. Haz un cálculo de cuánto dinero vas a necesitar para los primeros dos años (como mínimo) y añádelos al capital inicial.

2. Auditoría de cash flow

Normalmente la falta de liquidez en las empresas no es un problema puntual, sino que viene de lejos. De una gestión deficiente del cash flow. Así que si ya tienes tu empresa creada, lo fundamental es hacer una auditoría interna de las necesidades de liquidez de la empresa para afrontar con éxito la actividad diaria.

En otro artículo ya vimos que el cash flow es vital para todo tipo de negocio. Y es que si una empresa se queda sin liquidez y no es capaz de conseguir nuevos ingresos, la insolvencia financiera puede llevarla a la quiebra.

Por ello es sumamente importante analizar cuál es nuestra situación actual, cómo hemos llegado hasta aquí y predecir qué va a suceder con el cash flow para asegurar la supervivencia del negocio.

3. Controlar la tesorería

Debemos tener una herramienta que nos proporcione una visibilidad diaria de nuestro flujo de caja, del estado en que encuentran nuestras ventas y cobros. Y es que lo importante para una empresa no es facturar. Lo importante es cobrar las facturas lo antes posible. Muchos empresarios no tienen esto en cuenta y se olvidan de controlar el cash flow pensando que la tesorería es una réplica de la cuenta de resultados.

Pero no son lo mismo. La tesorería y la cuenta de resultados reflejan dos momentos distintos de la empresa. Para calcular la tesorería necesitamos haber cobrado las facturas, tener disponible el dinero.

Una buena herramienta para controlar el cash flow también debe permitirte ofrecer a tus clientes facilidades de pago para minimizar el impago. Ahora con Holded tendrás una visión global y detallada de tu flujo de caja y, además, podrás cobrar tus facturas al momento con Paypal o tarjeta de crédito.

4. Conocer a tus clientes

En primer lugar, deberás definir e implantar una política de gestión de riesgos y cobros con el objetivo de obtener una mejor información de los clientes para reducir el riesgo de impago y la deuda incobrable. Si conoces a todos tus clientes, se reducirá el riesgo de impagos ya que podrás establecer una política de cobro adecuada a cada uno de ellos.

En segundo lugar, con los clientes que te deben facturas tendrás que reducir la deuda mediante una gestión proactiva. Dirígete a tu cliente de manera amistosa, envíale avisos de pago, envíale un email, llámale por teléfono. Y si todas estas vías amistosas no funcionan, inicia un procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas.

Por último, permanece alerta a las nuevas oportunidades de negocio. Si quieres tener autonomía financiera, lo mejor es conseguir una cartera de clientes diversificada que te permita repartir los ingresos. De este modo, si perdemos un cliente, será más fácil recuperarse.

5. Renegociar condiciones con proveedores

La solución a cualquier problema de liquidez pasa por renegociar las condiciones contractuales con los proveedores. No se trata de no pagar, sino que el objetivo es optimizar y estandarizar las formas y los términos de pago para que sean más favorables a tu situación.

6. Definir una fecha tope

Por desgracia, no todos los problemas de financiación tienen solución y nunca podemos saber con certeza que seremos capaces de superar la falta de liquidez en la empresa. Por ello necesitamos establecer una fecha tope. Debemos ser categóricos. Si este proyecto no logra alcanzar la rentabilidad en un determinado periodo, dejaremos de agotar más recursos que no tenemos o que tenemos pero que vamos a perder.

De este modo conseguiremos parar el proyecto a tiempo antes de que todos los miembros acaben arruinados. Si no establecemos una fecha tope puede que sigamos alimentando el proyecto y, si no hemos sido capaces de “tapar los agujeros”, no haremos más que perder y perder. Quizás pensamos que al mes siguiente venderemos más, pero no nos preguntamos si venderemos lo suficiente y qué pasará si no vendemos.

Tags : empresanegocios