close
FinanzasTrámites

Declaración de la Renta 2017, ¿cómo pagar menos?

renta-2016

Quedan apenas dos semanas para que empiece la campaña de la renta de 2017. A partir del 5 de abril ya será posible presentarla de forma telemática y del 11 de mayo si lo hacemos presencial. Como todos los años, una de las dudas más recurrentes es qué hacer para que nos salga a devolver o, al menos, que tengamos que pagar lo menos posible. Aquí hemos reunido un listado con una serie de pautas y consejos que te ayudarán a la hora de hacer la declaración.

Cómo pagar menos en la Declaración de la Renta 2017

Revisa el borrador de la renta

No debemos tener prisas por terminar con la Declaración de la Renta 2017. De hecho, las prisas suelen dar pie a errores y a terminar pagando más de la cuenta. Lo primero que debes saber es que la Agencia Tributaria se equivoca con frecuencia por lo que tener una fe ciega en el Borrador de la Renta es un error que debemos evitar por encima de todo.

Hazla aunque no estés obligado a presentarla

Es muy recomendable que, aunque no estés obligado a presentar la Declaración de la Renta 2017, te descargues el borrador y lo revises igualmente. Si te sale a pagar, no será necesario que envíes el borrador. Pero si la renta te es beneficiosa una vez calculada, la podrás presentar.

Reducción por planes de pensiones y previsión social

Los planes de pensiones desgravan en la Declaración de la Renta 2017 en función de las cantidades aportadas. También se incluyen los planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y las primas satisfechas a seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o gran dependencia.

El máximo que podemos deducirnos por estas aportaciones es de 8.000 euros al año y no debe superar el 30% de los rendimientos del trabajo y/o actividades económicas. Por ejemplo, si la renta de un autónomo es de 60.000 euros, lo máximo que podrá aportar a planes es el 30% de esa cantidad: 6.000 euros. No te interesa invertir más porque no te lo deduces fiscalmente y tributarás cuando te jubiles y lo rescates.

De este modo, la Agencia Tributaria nos devolverá parte del dinero invertido, que dependerá de cuál sea nuestro tipo impositivo marginal.

Por ejemplo, si tienes el máximo, del 46%, y aportas 1.000 euros, Hacienda te devuelve 460 euros. Si aportas 8.000 euros, Hacienda te devolverá 3.680 euros. Para unos ingresos inferiores, la ventaja fiscal será menor. Así, alguien con un sueldo de 30.000 euros al año, que tendrá un tipo medio cercano al 25%, si ha aportado a su plan de pensiones 2.000 euros al año, tendrá un ahorro fiscal de 500 euros.

Además, también desgravan las aportaciones a planes de pensiones realizadas por el cónyuge del contribuyente cuando la renta de este sea menor de 8.000 euros. En este caso, el límite de la aportación es de 2.500 euros.

Reducción por tributación conjunta

En las declaraciones conjuntas hay una reducción de 3.400 euros de la base imponible de tu unidad familiar. Y si se trata de una unidad familiar monoparental (separados o viudos con hijos a cargo), la reducción será de 2.150 euros.

Aunque no es recomendable hacer la declaración conjunta si ambos cónyuges perciben rentas del trabajo y no tienen hijos. Y es que si se hace declaración individual se podrán beneficiar de los mínimos personales (rentas que no tributan por entenderse que es la cantidad económica mínima para atender las necesidades vitales de la persona) de 5.550 euros cada uno. Esto supone un balance conjunto de 11.100 euros.

En caso de declaración conjunta, también se aplica el mínimo personal de 5.550 € pero solo una vez. Así, si le sumamos la reducción por tributación conjunta nos quedaría un saldo de 8.950 €, con lo cual saldríamos perdiendo.

En el caso de tener hijos o si uno de las cónyuges tiene rentas bajas, lo más ventajoso es presentar la declaración conjunta ya que así también tendríamos derecho a una reducción de la base imposible por cada uno de los hijos.

Retribuciones en especie

Si eres trabajador por cuenta ajena, debes tener en cuenta que las retribuciones en especia no tributan. Aquí se incluyen la tarjeta restaurante, transporte, vale guardería, formación o seguros.

Donaciones

Desgravan las aportaciones a las ONGs, a las fundaciones o cualquier entidad acogida a la Ley 49/2002. Podrás desgravarte un 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% del resto de tus aportaciones, que aumenta al 35% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en los tres últimos años.

También es posible deducir un 10% por donativos a otras fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública no acogidas a la Ley 49/2002.

Cuotas y afiliaciones

Además, podrás desgravarte el 20% de las cuotas de afiliación y las aportaciones a partidos políticos y sindicatos con un límite máximo de 600 euros.

Esta misma regla se puede aplicar a las cuotas colegiales cuando se trate de un requisito para poder trabajar, como en el caso de médicos o abogados.

Deducción por maternidad

La deducción por maternidad es una ayuda a las madres trabajadoras con hijos menores de 3 años a su cargo que se otorga vía IRPF. La deducción también se aplica en el caso de adopciones y acogimiento sin importar la edad del menor, durante los tres años siguientes a su inscripción en el Registro Civil o durante los tres siguientes años a la resolución judicial de acogimiento.

El padre o tutor también podrán aplicar la deducción en caso de fallecimiento de la madre o cuando tengan asignada en exclusiva la custodia.

La cuantía de la deducción es de 1.200 euros al año. Y el cálculo se realiza de forma proporcional al número de meses que se cumplan los requisitos. Es decir, si el niño nación el 1 de mayo, la deducción será de 8 meses y, por lo tanto, la deducción de 600 euros.

Pensión compensatoria

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las pensiones alimenticias de los hijos no desgravan. Sin embargo, sí podrá aplicar un tipo de gravamen más bajo por esa cuantía (generalmente del 2%).

Lo que sí desgrava son las pensiones compensatorias. Es decir, el dinero que se destina a cubrir el posible desequilibrio económico que se produce en uno de los cónyuges tras la separación. Y, claro, siempre que sea motivado por resolución judicial.

Deducción por alquiler de la vivienda habitual

Solo podrán desgravar los alquileres aquellos que firmasen su contrato antes del 1 de enero de 2015. El porcentaje de la deducción asciende al 10,05% de las cantidades satisfechas siempre que la base imponible sea inferior a 24.020 euros.

Recuerda que la mayoría de comunidades incluye la posibilidad de desgravar por el alquiler más allá de la deducción general.

Ingresos por alquiler de vivienda

Por su parte, el arrendador podrá deducirse una serie de gastos relacionados con el mantenimiento de la vivienda. Además, también podrá aplicar una amortización del 3% sobre el valor de construcción del inmueble y los bienes que contenga por el desgaste de los mismos.

Deducción por compra de vivienda

Todas las compras o pagos para la construcción de la vivienda habitual también desgravan, siempre y cuando hayamos tenido que pedir una hipoteca para financiarla. En realidad, lo que se puede deducir de la base imponible es un porcentaje del pago anual que se realiza a la entidad de crédito.

En concreto, el porcentaje a deducir es de un 15% sobre las cantidades aportadas con un límite máximo de 9.040 euros. Esto implica una deducción máxima de 1.356 euros.

Recuerda que solo podrás beneficiarte si compraste tu casa antes del 1 de enero de 2013.

Presta atención a las deducciones autonómicas ya que buena parte de las comunidades autónomas se reservan deducciones específicas para quienes compraron su vivienda independientemente del año en el que se produjo la operación.

Deducción por obras de mejora

Las reformas que puedes deducirte en la Declaración de la Renta 2017 se limitan a las que se empezaste a pagar antes del 1 de enero de 2013.

Podrás deducirte los importes pagados en 2016, siempre y cuando las obras terminen antes del 1 de enero de 2017. En los casos de ampliación y rehabilitación esta desgravación asciende al 15%, con un límite de inversión anual de 9.040 euros. Y hasta el 20%, con un límite de 12.080 euros, para las obras de adaptación de personas con discapacidad.

En todo caso, para poder aplicar la deducción se exige que los contribu­yentes hayan aplicado la deducción por dicha vivienda en 2012 o en años anteriores.

Tags : impuestos