close
FinanzasTrámites

Procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas

procedimiento-monitorio-impago-facturas

En ocasiones, cobrar las facturas no es una tarea fácil. Sabemos que el plazo para el pago de las facturas es de 30 días naturales. Un periodo que se puede ampliar de común acuerdo entre las empresas, sin llegar a superar nunca los 60 días. ¿Y si cuando vence el plazo no nos han pagado? Entonces podemos reclamar las facturas impagadas extrajudicialmente. Pero si estas vías no funcionan, deberemos recurrir el procedimiento monitorio. Un procedimiento judicial sencillo, rápido y eficaz para reclamar las facturas que no nos han pagado. Vamos a verlo.

Si después de utilizar todas las vías extrajudiciales que tenemos a nuestro alcance (contacto personal, carta amistosa, burofax) no hemos conseguido que el deudor nos pague, no tendremos otra opción que recurrir a la justicia a través del procedimiento monitoria.

¿Qué es el procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas?

El procedimiento monitorio está regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil y se trata de una vía rápida para reclamar deudas.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que para poder utilizar esta fórmula, que no es una demanda al uso sino una reclamación interpuesta ante los tribunales civiles, la deuda cuyo pago solicitamos deberá ser exigible, de carácter monetario y ya debe estar vencida.

Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite.

Es decir, la deuda debe cumplir unos requisitos para ser exigible a través del procedimiento monitorio:

  • Ser una deuda económica de un importe concreto, solo se puede reclamar dinero.
  • Debe haber pasado la fecha de vencimiento de la deuda.
  • Deberás poder documentar la deuda y la relación comercial a través de algún documento probatorio: factura, albarán, emails, burofax, etc.
  • No hay límite de cuantía.

Ten en cuenta que, si la deuda exigida es inferior a 2.000 €, no necesitarás abogado para el juicio. Será el secretario judicial quien estudie el caso y posibles discrepancias. Y, por último, será el juez quien tome la decisión.

¿Cómo se presenta la solicitud para un procedimiento monitorio?

El procedimiento monitorio comenzará por petición del acreedor. Y para ello deberás utilizar el formulario de reclamación oficial que puedes descargarte aquí mismo.

Deberás rellenar el formulario con tus datos, los datos del deudor, la cuantía que reclamas y firmarla, aportando un poder notarial en caso de hacerlo en nombre de una sociedad. No te olvides de incluir los documentos que acreditan la deuda y hacer una copia para el deudor (de la solicitud y de los documentos probatorios).

Cuando tengas la solicitud rellenada, entrégala en el juzgado de primera instancia del domicilio del deudor.

Una vez presentada la solicitud, un funcionario judicial se encarga de localizar al deudor personalmente para comunicarle la solicitud de pago y dejar constancia del resultado del encuentro.

Desde que se le informa de la situación, el deudor dispondrá de 20 días para pagar u oponerse a la petición.

Resultado del proceso monitorio

Pueden darse tres situaciones:

  • El deudor paga voluntariamente.
  • El deudor no paga ni responde. En este caso la justicia entiende que el reclamado está de acuerdo con las condiciones de la deuda y deberá pagar o se podrán embargar sus bienes.
  • O que el deudor se oponga total o parcialmente y el procedimiento monitorio pasa a un juicio oral u ordinario, según la cuantía.

Ten en cuenta que este procedimiento está sujeto a una tasa judicial de 100 euros más una cuota variable según el denunciante sea una persona física o jurídica. A no ser que la deuda reclamada no supere los 2.000 euros. Entonces no hay que pagar tasas.

Es cierto que el procedimiento monitorio es mucho más rápido que un juicio ordinario. Sin embargo, la fase de reclamación puede durar, ya que el requerimiento tiene que entregarse en persona al deudor. Y, normalmente, tratará de evitarlo. Por ello es sumamente recomendable que antes de iniciar este proceso agotes todas las vías extrajudiciales y que envíes notificaciones constantes a través de un programa de facturación como Holded.

Además, con Holded también podrás facilitar el pago a tus clientes, ofreciéndoles la posibilidad de pagar a través de Internet, ya se por PayPal o con tarjeta de crédito.

Te invitamos a descubrir Holded y todo lo que puede hacer por tu negocio.

Tags : autónomosempresasfacturas