close
Contabilidad

¿Cuáles son los principales ratios para analizar la situación financiera de una empresa?

ratios-analizar-situacion-financiera

Los ratios son herramientas que cualquier director financiero utiliza para analizar la situación financiera de su empresa. Gracias al análisis de ratios se puede saber si se ha gestionado bien (o mal) una compañía, se pueden hacer proyecciones económico-financieras bien fundamentadas y se mejora en la toma de decisiones.

En este post vamos a explicar qué es un ratio financiero, y cuáles son los principales ratios que se utilizan en las empresas para saber si se están gestionando bien o no.

¿Qué es un ratio financiero?

Matemáticamente, un ratio o razón es la relación entre dos variables.

En las empresas los ratios se utilizan para analizar los estados contables y financieros. Al relacionar dos variables del balance o de la cuenta de resultados se obtiene información sobre la situación financiera de la empresa, poniendo de manifiesto una buena (o mala) gestión.

La comparación entre ratios de períodos distintos sirve además para detectar tendencias. Su análisis contribuye a anticipar problemas y permite buscar soluciones adecuadas a tiempo.

A pesar de que existen una serie de ratios que todas las empresas suelen utilizar para analizar su situación financiera, cada compañía deberá determinar qué información le resulta de mayor utilidad y, por tanto, qué ratios le interesa incluir en su cuadro de mandos financiero.


¿Qué tipos de ratios financieros existen?

Existen muchos tipos de ratios financieros, pero los más utilizados pueden clasificarse en 4 grandes grupos: ratios de liquidez, ratios de gestión o actividad y ratios de endeudamiento o apalancamiento y ratios de rentabilidad.

1. Ratios de liquidez

Los ratios de liquidez son los que se utilizan para medir el grado de solvencia que tiene una empresa, es decir, si va a ser capaz de pagar sus deudas al vencimiento.

Aunque este ratio se suele utilizar más para medir la solvencia a corto plazo, tanto a corto como a largo plazo también sirve para anticipar problemas de cash flow.

Existen 4 ratios de liquidez:

1.1. El ratio de liquidez general o razón corriente

Este ratio es el que indica la proporción de deudas a corto plazo que se pueden cubrir por elementos del activo.

Liquidez general = Activo Corriente / Pasivo Corriente.

1.2. El ratio de prueba ácida (o acid test)

El ratio de prueba ácida, que también se conoce por su nombre en inglés – acid test – es una medida más afinada de la capacidad que tiene una empresa para afrontar sus deudas a corto con elementos de activo, puesto que resta de estos elementos los que forman parte del inventario.

El motivo para restarlos es porque los activos que forman parte del inventario son los menos líquidos, es decir, los que más difícilmente pueden convertirse a efectivo en caso de quiebra.

Prueba ácida = (Activo Corriente – Inventario) / Pasivo Corriente.

1.3. El ratio de prueba defensiva

Este ratio es un indicador de si una compañía es capaz de operar a corto plazo con sus activos más líquidos.

Prueba defensiva = (Caja y Bancos / Pasivo Corriente) *100

1.4. El ratio de capital de trabajo

Al restar el activo corriente del pasivo corriente, este ratio muestra lo que una empresa dispone tras pagar sus deudas inmediatas. Sería un indicador de lo que le queda a una empresa al final para poder operar.

Capital de trabajo = Activo Corriente – Pasivo Corriente

1.5. Ratios de liquidez de las cuentas por cobrar

Existen dos ratios de liquidez de cuentas por cobrar:

Periodo promedio de cobro = (Cuentas por cobrar * días del año) / Ventas anuales en cuenta corriente

Rotación de cuentas por cobrar = Ventas anuales en cuenta corriente / Cuentas por cobrar


>> Post relacionado:
Cómo analizar un balance de situación.

 

como-analizar-situacion-financiera-empresas

2. Ratios de gestión o actividad

Los ratios de gestión o actividad sirven para detectar la efectividad y la eficiencia en la gestión de la empresa. Es decir, cómo funcionaron las políticas de gestión de la empresa relativas a las ventas al contado, las ventas totales, los cobros y la gestión de inventarios.

Este grupo se compone de los siguientes ratios:

2.1 Ratio de rotación de cartera (cuentas por cobrar)

Este ratio es el que mide, en promedio, cuánto tiempo tarda una empresa en cobrar de sus clientes. Si la cifra de cuentas a cobrar es superior a las ventas, significa que la empresa tiene una acumulación de clientes deudores, con lo cual está perdiendo capacidad de pago.

Calcular este ratio sirve para determinar si hay que cambiar las políticas de cobro de la compañía.

Rotación de cartera = Cuentas por Cobrar promedio * 360 / Ventas

2.2. Rotación de inventarios

Este indicador da información acerca de lo que tarda el stock de una empresa en convertirse en efectivo, y cuántas veces hay se necesita reponer stock a lo largo del año.

Rotación de Inventarios = Inventario promedio * 360 / Costo de las Ventas

2.3. Periodo medio de pago a proveedores

El periodo medio de pago a proveedores es el tiempo medio (en días) que una empresa tarda en pagar sus deudas a proveedores.

Periodo de pago a proveedores = Promedio de cuentas por pagar * 360 / Compras a proveedores

2.4. Rotación de caja y bancos

Este índice es interesante calcularlo para tener una idea del efectivo hay en caja para cubrir los días de venta.

Rotación de Caja y Bancos = Caja y Bancos * 360 / Ventas

2.5. Rotación de activos totales

El objetivo de este ratio es medir cuántas ventas genera la empresa por cada euro invertido.

Rotación de Activos Totales = Ventas / Activos Totales

2.6. Rotación de activo fijo

Este ratio es casi igual que el anterior, sólo que en lugar de tener en cuenta los activos totales, sólo tiene en cuenta los activos fijos.

Rotación de activo fijo = Ventas / Activo Fijo


>> Post relacionado:
¿Cómo escoger el programa de facturación adecuado para tu negocio?

criterio-de-caja

3. Ratios de endeudamiento o apalancamiento

Estos ratios informan acerca del nivel de endeudamiento de una empresa en relación a su patrimonio neto. Hemos destacado en este caso un único ratio de endeudamiento:

Ratio de endeudamiento = (Pasivo / Patrimonio Neto)

  • A corto plazo:

    Ratio de endeudamiento = (Pasivo corriente / Patrimonio Neto)
  • A largo plazo:

    Ratio de endeudamiento = (Pasivo no corriente / Patrimonio Neto)


>> Post relacionado:
Procedimiento monitorio para reclamar facturas impagadas.


4. Ratios de rentabilidad

Los ratios de rentabilidad son los que miden el rendimiento de una empresa en relación con sus ventas, activos o capital. Hemos seleccionado cuatro ratios de rentabilidad imprescindibles:

4.1. Rentabilidad de la empresa en general

Es el ratio que mide la rentabilidad del negocio. Cuanto más alto sea este ratio, más rentable es la empresa.

Rentabilidad de la empresa = Beneficio Bruto / Activo Neto Total

4.2. Rentabilidad del capital

Este ratio sirve para medir cómo de rentable es el capital aportado por los accionistas, así como el que ha ido generando la propia empresa.

Rentabilidad del capital = Beneficio neto / fondos propios

4.3. Rentabilidad del capital propio

Este ratio mide la rentabilidad de los capitales propios invertidos en la empresa en función del beneficio neto obtenido.

Rentabilidad del capital propio = Beneficio neto / Capital Propio

4.4. Rentabilidad de las ventas

Con este ratio se medio la relación entre la cifra de ventas y el coste de fabricación del producto.

Rentabilidad de las ventas = Beneficio bruto / ventas

Conclusión

Todos estos ratios son los que la mayoría de empresas utilizan de forma habitual para analizar el comportamiento económico y financiero del negocio, simplificar la toma de decisiones y mejorar su gestión.

En realidad existen muchos más ratios. Cara empresa deberá utilizar los que le resulten de mayor utilidad. ¿Qué otros ratios utilizáis en tu empresa? ¿Consideras que en este listado falta alguno de los imprescindibles?

¡Cualquier aportación será más que bienvenida! 🙂

Tags : corporativoempresaempresasERPFinanzasnegociospymesventas